martes, 28 de agosto de 2012

Ney Peraza: el arte de eternizar instantes

Ney Peraza es fundador y docente del TUMP (Taller Uruguayo de Música Popular) y creador de la serie "Cancioneros del Tump". Pero quizás sea más conocido por su participación como guitarrista, arreglador y cantante de Jaime Roos, Los Mareados,  Edú Lombardo, Los Cigarros  o Francis Andreu, entre muchos otros. Ha grabado o tocado con músicos de la talla de Leo Maslíah, Jorge Lazaroff, Ruben Rada, Adriana Varela, Nicolás Ibarburu, Mateo Moreno, No Te Va Gustar, La Vela Puerca, Cursi y un largo etc.  En este caso, sin embargo, el tema de conversación no gira en torno a la música, sino a otra de sus pasiones: la fotografía.

¿Cómo empezó tu pasión por la fotografía?
Se fue despertando medio de a poquito, no me di cuenta. En realidad, me pasó que la vida me llevó a vivir en un lugar muy particular donde todos los días veía fotos increíbles para sacar y no tenía cámara. Cuando conseguía alguna prestada, sacaba alguna. Estuve bastante tiempo con cámaras de otros. Después me compré una camarita de las más baratas que había, y bueno, ahí me entré a colgar un poco a sacar fotos de un lugar privilegiado en cuanto al paisaje: los atardeceres y los amaneceres de Neptunia. Yo vivía en la desembocadura del arroyo. Y al mostrarles las fotos a amigos, me dijeron: "están buenas". Yo estaba para la música. La fotografía era un hobby  muy secundario. Después se me rompió esa cámara, pero ya me había picado el bichito. Estuve un tiempo sacándolas con el celular y más o menos por ahí fue cuando empecé a subirlas al facebook. Y gente amiga me entró a dar para adelante: "tenés buen ojo". Entre una cantidad de amigos , para el cumpleaños de 49, ahora tengo 51, me compraron la cámara que tengo ahora. Para lo que yo sé de fotografía es lo mejor que me podrían haber regalado, porque hace casi todo sola.  Y no me considero un fotógrafo en una cantidad de aspectos, por un lado, porque no sé nada, y por otro, porque no soy de ir a lugares especiales; yo ando con la cámara ahí. Cuando se ponen delante de mí, saco la pistola y disparo. 

¿Creés que la ventaja de un aficionado es no tener un conjunto de reglas que condicionen la expresión creativa?
Mirá, yo creo que en cualquier rama del arte, autodidacta absoluto no hay, ya con el hecho de ver fotos de otros aprendés.  Y con la música me pasó al revés. Aprendí muchos años, y me he dado cuenta de que mucha de la gente que admiro musicalmente, que siento que rompe reglas, que tiene una veta creativa y una personalidad más fuerte, suelen ser más autodidactas que el promedio. La forma general de enseñar te deja un poco más cuadrado y te hace más respetuoso de las reglas. Entonces también esto tiene esta parte de divertido, que como no sé nada, hago lo que se me canta (risas). Y aprendo de sacar. Bueno, la era digital ha hecho que un montón de gente a la que nunca se le hubiera ocurrido sacar fotografías artísticas empezara a hacerlo. El gran maestro que tenés es que sacás una foto una vez al instante y corregís el ángulo, esto, aquello, hasta que encontrás la foto que querés. Vamos aprendiendo sobre la práctica.

¿Qué cosas preferís retratar? ¿La naturaleza, los animales?
Me pasa que siempre fui muy curioso de la naturaleza. De chico estuve muy vinculado al campo. Siempre me colgó conocer el nombre de los bichos, costumbres, y eso se ve reflejado en las fotos que saco que tienen que ver con la naturaleza. No es que me lo proponga. He elegido vivir donde la naturaleza se impone, pero también voy a la ciudad y me encanta sacar fotos totalmente urbanas.

¿Hay algo que te hayas quedado con ganas de sacar y por un segundo no pudiste?
Hay muchas veces que te quedás con pena. Hay fotos que tenés tiempo de pensarlas, que venís otro día y está todo igual, y otra que es una décima de segundo en que tenés que sacarla, y un segundo después ya fue y no hay vuelta atrás y nunca más la vas a ver. Me pasa más seguido que las que puedo sacar. Porque ese tipo de fotos en general las ves, y mientras buscás la cámara y aprontás  y sacás la foto suele pasar el mejor momento. Bueno, pero esas fotos quedan en mi memoria y para mí existen.



"Una foto abre puertas a la imaginación del que la está viendo."
 Ney Peraza


¿Recordás una anécdota especial relacionada con una foto que hayas sacado?
Yo estaba en el asiento delantero del ómnibus. Una mujer iba a subir y le preguntó al chofer si el ómnibus pasaba por no sé dónde, y no sé...me encantó la luz que tenía en ese momento y la fotografié. Como al año, voy a la casa de un amigo y estaba ella. Y le digo: "Yo tengo una foto suya". "¿Cómo tiene una foto mía?" Después se la mandé. 
Y también me pasó con un personaje muy particular, con una forma muy elegante de vestirse, un veterano. Iba en el ómnibus y lo vi en la parada y le saqué una foto, y al otro día iba por otro lado en el ómnibus, y se sube el mismo tipo y le saqué otra foto. Viste que a veces a una persona no la ves por años y de repente la ves dos días seguidos. Trato de no publicar fotos donde alguien quede mal parado, obviamente. El tema del arte es muy delicado. De por sí una foto te gusta y es muy difícil que uno deje de sacarla, pero una cosa es sacarla y otra es exponerla en un lugar absolutamente público. Algunas no da para compartir sin el consentimiento de los implicados. 

El 8 de diciembre de 2011 se inauguró una exposición de tus fotos en Caminito Bar (Paullier entre Maldonado y Canelones) 
La primera y única exposición hasta ahora.

¿Pensás hacer algo parecido más adelante?
Mirá, este año pensaba, y la locura del laburo, de cosas..., porque esto requiere tiempo, guita y energía. Ninguna de las tres cosas me está sobrando y tampoco tengo demasiado apuro. Si bien me parece que está bueno exponer porque presentás las fotos de otra manera, el hecho de subirlas al facebook es una exposición, virtual, pero es una exposición. Las miran cientos de personas que probablemente nunca irían a verlas a una galería; por otra parte las ve gente de otros países. La gente puede opinar y yo saber lo que opina. Cuando las exponés ahí, sabrás de alguno que te comenta, pero mucho no tenés idea de lo que les pasó. Y he hecho algunas proyecciones. Hice unos videos de fotos a los que les puse música. En la inauguración de la exposición los pasamos. Cuando festejé los 50 años pasé uno de los videos que estaba pronto en ese momento. Hay algunos de aves del Uruguay, otro de flores, y otro de Neptunia, a los que les puse música con diferentes amigos, y me encantó ese laburo. La cocina de cómo armar eso, era todo nuevo para mí y sigue siéndolo. La transición de una a otra, la música, ...es como que ahí concilio varias de mis pasiones.

Según una clasificación, existen tres clases de personas: la visual, la auditiva o la kinestésica. ¿Vos serías auditivo y visual a la vez?
Sí, fue totalmente nuevo justamente ejercitar algo que tuviera que ver con la expresión, que bueno, va más por la vista que por el oído. Porque me dedico a la música desde niño. Digamos que empecé a tocar arriba del escenario a los 18 años y tengo 52. Y en la fotografía, te puedo decir, hace tres años que estoy enroscado. Es algo muy nuevo. Y para mí fue como un  rejuvenecer, como encontrar otra forma de expresión, que más allá de que pueda ser mejor o peor fotógrafo, encontré una veta donde expreso un montón de cosas, que de repente por la música expresás otras. Y ...además, muchas veces hago comentarios sobre las fotos que complementan un poco la cosa y son un justificativo para transmitir algo que quiero decir, ya sea de denuncia o simplemente un pensamiento, una reflexión  y también humor. La fotografía humorística me encanta. Subo al facebook ochenta fotos por mes, o sea, son dos o tres por día y no estoy todo el día dedicándome a esto. Pero esto me abrió una nueva antena de conexión con el mundo. La visión del ser humano es de 180 grados y en tres dimensiones, y cuando lo querés llevar a la fotografía, es otra la vista que hay que tener. Tenés que ponerte en el lugar de ver con un solo ojo, en dos dimensiones y en un recuadro mucho más chico. Además, tampoco tengo lente gran angular ni teleobjetivo ni nada por el estilo. Entonces, te hace agudizar la observación y disfrutar de la composición de elementos, que muchas veces en sí, yo que sé....capaz que mirás esto que estamos mirando acá, un cuadro de Artigas, una gabardina y un mueble viejo, que no te dicen nada mirándolos así, pero yo siempre juego un poco internamente a que en cualquier lugar hay una foto escondida que debo encontrar. El arte tiene mucho de juego ¿no? Y eso te va abriendo una forma diferente de mirar el mundo que te cambia el interior. Se me amplió el mundo y encontré una veta expresiva que me hace mucho más feliz.

En la película Sabrina, una retratista invita a quien la contrata a elegir la parte del paisaje que le gusta más, mientras le pasa la cámara. Él ve mar, playa, se detiene ante un faro y pregunta: ¿"Quién puede vivir ahí? ¿Cómo será la vida de un farero?" Ella recupera la cámara y responde: "Eso es lo que siento cuando hago fotos. Cada imagen es una historia". ¿Cuánto puede haber de historia detrás de una foto que uno saca?
Una foto abre puertas a la imaginación del que la está viendo. Esas son las fotos que más me gustan. La que te abre una puerta y vos entrás y hacés tu película de lo que estás viendo y quizás no tenga mucho que ver con la intención del fotógrafo. En todo arte pasa eso de que uno transmite algo absolutamente directo y es muy difícil que una persona interprete otra cosa, pero también hay cierta fotografía o música, o lo que sea, que tiene cierto grado de hermetismo, que da para que cada uno encuentre su viaje, y a veces mucho más rico que el que vio el fotógrafo o le pasó por la cabeza al músico. Entonces te invita a participar de alguna manera, aunque supuestamente es más pasivo el lugar del observador.

¿Alguna vez los observadores te dieron interpretaciones que no tenían relación ninguna con lo que querías transmitir?
Sí, más bien, y muchas veces me empezaron a gustar más fotos a partir de cosas que me dijeron. Cada uno tiene su vida, su historia, sus recuerdos, y los asocia con cosas diferentes, y esto es lo que las enriquece.

 De las frases siguientes, ¿cuál sentís que te define?

1 "Estoy alineando cosas siempre, midiendo ángulos, incluso durante esta entrevista. Estoy observando la manera en que te sientas y la composición del espacio alrededor de ti." - Arnold Newman
2 "Sólo estás tú y tu cámara. Los límites en tu fotografía están en ti mismo, ya que lo que vemos es lo que somos." - Ernest Hass
3 "La memoria no guarda películas, guarda fotografías." - Milan Kundera
4"Fotografiar es poner en la misma línea de mira la cabeza, el ojo y el corazón. Es una manera de vivir." - Henri Cartier-Bresson

- Sobre la primera frase, me identifico a medias. No estoy permanentemente al acecho de una foto. Sin embargo, creo que tengo siempre una neurona de guardia, aunque no sea consciente, y es esa neurona la que me muestra una foto cuando está delante de mis ojos. Con la música me pasa lo mismo.

- La segunda me gusta mucho. Hay momentos en que baja el Santo y la fotografía o la música fluyen por un canal abierto y el mundo pasa a ser sólo esa foto o esa música que te gira en la cabeza. Es una sensación indescriptible y muy enriquecedora cuando se presenta.
- A la tercera no la conocía y no había reflexionado sobre eso, pero parece muy cierta.
- La cuarta es a mi criterio la que define mejor lo que pasa cuando estás sacando una foto, aunque a veces la cabeza pasa a segundo plano y queda sólo el ojo y el corazón. Para mí es una nueva y hermosa manera de vivir y comunicarme con los demás.